HISTORIA


Las Artes Marciales como se les conoce en la actualidad, con sus connotaciones espirituales y filosóficas, tuvieron su origen en la India y de ahí pasaron al Oriente. Según la versión más difundida, fue el monje budista Bodhidharma que al viajar a China, impuso severa disciplina a monjes que practicaban ejercicios espirituales, mostrando un sistema de integración física y mental, contando con 18 técnicas de lucha sin armas y con modificaciones adaptadas a través de los años y que hoy se practican en todo el mundo. Desde hace cientos de años en las islas del archipiélago de la Polinesia, ya se ejecutaban técnicas de las Artes Marciales Polinesias Limalama, cuyo significado literal es “La mano de la sabiduría”, por medio de peleas cuerpo a cuerpo, que en su mayoría tuvieron origen en las 30 mil islas del continente asiático, entre las que se encontraban los archipiélagos de Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Melanesia, Polinesia y Micronesia. Estos archipiélagos, durante mucho tiempo fueron el centro de comercio marítimo entre oriente y occidente por su ubicación geográfica, y durante los últimos doscientos años, entre los habitantes que dieron origen a estas artes, se encuentra una influencia de diferentes grupos étnicos, como los polinesios, micronesios, melanesios, filipinos, chinos, coreanos, japoneses, etcétera. En estas tierras, uno de cada cinco matrimonios es interracial, lo que deja entrever la constante mezcla de sangre y costumbres que existen en esta zona; cada grupo que llegaba, traía consigo sus costumbres, idiosincrasia y también su peculiar forma de pelea. Los nativos de las islas vieron la necesidad de agruparse y de manera cerrada ejercer su forma de vida, al igual que su peculiar sistema de pelea, ya que constantemente se suscitaban encarnizadas luchas. Cuando no peleaban, practicaban movimientos en forma de danza representando ataques y defensas que los mantuvieran en buena forma para pelear en cualquier momento y, de esta manera no perder sus cualidades logradas y su agilidad en la pelea. Cada isla tenía sus costumbres y características específicas, por ejemplo, los samoanos en sus festejos realizaban diferentes ritos entre hombres y mujeres, en los que por medio de la danza, expresaban sus sentimientos y mostraban las historias más sangrientas de sus héroes, en los cuales tomaba parte toda la tribu. La conjunción primaria del Limalama se remonta hacia el siglo XIX, época en que la guerra en la región de la Polinesia se había intensificado, por lo que el Rey Kamehameha, o Señor de las islas, decidió imponer paz en el archipiélago, y venciendo un sin fin de batallas logró generar la paz; sin embrago, hubo peleas con franceses e ingleses, quienes fueron los que pudieron conquistarlos. Con el fin antes descrito, el Señor de las islas, como se le conoció, estructuró un sistema de pelea muy sofisticado y cruel, basado en ataques a centros nerviosos, articulares y puntos vitales que podían ocasionar la muerte con una sola acción de defensa. Este sistema de pelea sólo fue enseñado a la familia real de la isla de Hawai, de donde era originario el Rey Kamehameha, y a los guardias de la familia real. Es sin embargo, el príncipe Tumanao Tino Tuiolosega (1931-2011), nativo de Utulei Tutuila, hoy Samoa Americana, considerado el fundador y creador del sistema de las Artes Marciales Polinesias Limalama, quien da organización a estas artes; él desde la edad de 7 años practicaba el pololú, hakimaki, peku, kaialúa, tipi tipi, moco moco, foutaca, lei iga, ta iluimaitoa, etcétera; así como sistemas de defensa personal, manejo de armas y utensilios de labranza y pesca utilizados en la Polinesia y Oriente, logrando con esto una gran preparación dentro del mundo de las artes marciales y su nominación como Gran Maestro. En 1940 impartió su adiestramiento por primera vez en Inchon Korea como instructor en jefe; más tarde el 23 de enero de 1954 en la Ciudad de los Ángeles, California, a un grupo de marinos de la armada de los Estados Unidos de América, otorgando al mundo la primera estructuración y aplicación del Limalama, y luego debido a su efectividad, a los oficiales de la policía de los Ángeles, California. El estilo original se enseñaba en una forma ruda y un tanto salvaje, por lo que no era accesible a la mayoría de las personas; por tal motivo, durante un tiempo fue revisado, evaluado y estuvo sujeto a modificaciones, tanto en sus técnicas como en sus métodos de enseñanza. A través de estos cambios se crearon movimientos rápidos de suave belleza sin perder efectividad, y potentes golpes en su ejecución; se incorporaron estilos polinesios y el sistema quedó estructurado tal como se le conoce hoy en día. Su aprobación y aceptación para promoverlo e impartirlo a nivel mundial fue en el año de 1965, como Artes Marciales Polinesias Limalama de Defensa Personal. El Limalama incluye un gran número de movimientos en cada acción, sugiere una variada gama de alternativas ante cualquier agresión y es además un excelente método de autodefensa. A través del tiempo ha ganado un reconocimiento como sistema autónomo, como arte marcial, conocido en Europa y América Latina, iniciando su propagación a nivel mundial en México. En 1972 ingresa a México a través del Profesor Rigoberto López en la ciudad de Tijuana, Baja California, y para 1973 ya hay escuelas en el bajío mexicano, principalmente en la ciudad de Guanajuato, y un año después en la Ciudad de México. Cabe mencionar que en los países de Centro y Sudamérica, así como en los de Europa y Asia, las Artes Marciales Polinesias Limalama han sido difundidas por los maestros Jorge Vázquez Ceballos y César Fernández Montiel, además de un grupo de profesores que hasta la actualidad lo siguen impulsando para orgullo nuestro; por tal motivo y gracias al empuje de los practicantes, se forma en el año de 1986 la Asociación de Limalama del D.F. y posteriormente, en el año de 1988, se consolida con la asociación de varios estados del interior de la República, la Federación Mexicana de Limalama. En 1999 se constituye legalmente la Federación Internacional de Limalama. Actualmente se unifica la tarea de todos los practicantes con la Federación Internacional, trabajando y apoyando las actividades convocadas, tales como torneos, seminarios de actualización, exámenes, etcétera.

Ubicación:
Av. Río Churubusco puerta 9 entre Añil y Viaducto
Río de la Piedad, 08010
Col. Magdalena Mixhuca Distrito Federal
Correo: mastercesarfernandez@Hotmail.Com
Celular: 5514512285
Oficina: 5664 9282 DE 12:00 A 15:00 HRS
TEL/FAX: 58030177